Casa Rural de Alojamiento Compartido

Visitas imprescindibles

La ciudad

A orillas del río Arlanzón, con susurros de viejo romancero se alza la histórica ciudad de Burgos, Cabeza de Castilla y una de las más bellas ciudades de España. Fundada en el año 884 por el conde Diego Porcelos, bajo el reinado de Alfonso III, la ciudad conserva su impronta de siglos que pusieron en ella sus fundadores. Toda la ciudad tiene rincones, plazas y callejas de sabor singular y belleza, resaltada, no sólo por su monumentalidad artística, sino por sus hermosos paseos y jardines que invitan al visitante a pasearla, difrutando de sus múltiples encantos. Para hacernos una idea global de la vieja ciudad del Cid es conveniente observarla desde el cerro del castillo. Levantado por el conde Porcelos, sólo restos de sus almenas desvencijadas y algunos trozos de muralla han llegado a nuestros días. De las antiguas murallas solo se conserva algún tramo y cinco de sus once puertas, una de ellas es el impresionante Arco de Santa María. Ante nosotros aparece la Catedral desplegando toda su grandeza, con el encanto de torrecillas y chapiteles disparados cual saetas de pétrea belleza hacia el cielo puro y zul de Castilla. Y en torno suyo, las iglesias góticas de San Esteban, San Gil, San Nicolás y Santa Agueda; un poco mas allá San Lesmes y en las afueras de la ciudad, el espléndido conjunto del Real Monasterio de las Huelgas y, a lo lejos, entre verdores de pinares, la Cartuja de Miraflores.

 

 

 

Alojamiento recomendado para visitar Atapuerca